Conecta con nosotros

Policiales

Dan a conocer el veredicto del juicio a dos hombres por el crimen de una mujer en Salta

Se trata de los acusados Nicolás Cajal Gauffín, quien era su esposo y esta acusado de «encubrimiento agravado» y Sergio Horacio Vargas, que llegó al juicio señalado como presunto «partícipe secundario del homicidio».

El veredicto en el juicio a dos imputados por el crimen de Jimena Beatriz Salas, la mujer de 44 años que murió tras recibir más de 50 puñaladas en su casa de la localidad salteña de Vaqueros, en enero de 2017, se dará a conocer el miércoles, informaron fuentes judiciales.

El viernes último, tras la jornada de alegatos, los jueces de la Sala VII del Tribunal de Juicio de Salta pasaron a un cuarto intermedio para el miércoles a las 14 con las réplicas y contrarréplicas de las partes, las últimas palabras de los acusados y finalmente el veredicto.

Se trata del juicio iniciado el 3 de mayo último en la Sala de Grandes Juicios del edificio del Poder Judicial de Salta, que está a cargo de los jueces Francisco Mascarello, Federico Diez y Javier Armiñana Dohorman.

Unos 120 testigos pasaron por el debate oral y público a Nicolás Cajal Gauffín (48), acusado del delito de «encubrimiento agravado» en el marco de la causa por el crimen de Salas, quien era su esposa al momento del hecho.

Unos 120 testigos pasaron por el debate oral y público a Nicolás Cajal Gauffín (48), acusado del delito de "encubrimiento agravado" en el marco de la causa por el crimen de Salas, quien era su esposa al momento del hecho.

Unos 120 testigos pasaron por el debate oral y público a Nicolás Cajal Gauffín (48), acusado del delito de «encubrimiento agravado» en el marco de la causa por el crimen de Salas, quien era su esposa al momento del hecho.

En tanto, Sergio Horacio Vargas (34) llegó al juicio acusado como presunto «partícipe secundario del homicidio triplemente calificado por ser cometido con alevosía y ensañamiento y por precio o promesa remuneratoria».

El viernes pasado, tras una extensa jornada de alegatos, los fiscales intervinientes pidieron 5 años y medio de prisión para el viudo, por considerarlo encubridor y solicitaron su prisión preventiva.

En tanto, para Vargas solicitaron la pena de 12 años de prisión como «partícipe secundario del delito de homicidio calificado por ensañamiento, alevosía, criminis causa y femicidio».

Por su parte, la tutora oficial que interviene en representación de las hijas de Jimena Salas, adhirió a los montos de pena formulados por los fiscales y solicitó la privación de la responsabilidad parental de Cajal Gauffín respecto de sus dos hijas menores.

Al mismo tiempo, hizo referencia a una indemnización por daños y perjuicios de parte de ambos imputados a favor de las dos niñas.

En tanto, Sergio Horacio Vargas (34) llegó al juicio acusado como presunto "partícipe secundario del homicidio triplemente calificado por ser cometido con alevosía y ensañamiento y por precio o promesa remuneratoria".

En tanto, Sergio Horacio Vargas (34) llegó al juicio acusado como presunto «partícipe secundario del homicidio triplemente calificado por ser cometido con alevosía y ensañamiento y por precio o promesa remuneratoria».

Los defensores técnicos de los dos imputados pidieron la absolución para sus defendidos.

Por el Ministerio Público, intervienen en el debate los fiscales penales Ana Inés Salinas, Gustavo Torres Rubelt y Ramiro Ramos Ossorio; mientras que Marcelo Arancibia y Luciano Romano son los defensores técnicos de Vargas, que además es asistido por Marcos Rubinovich en relación a la querella y la actoría civil.

A su vez, Pedro Javier Arancibia interviene como defensor de Cajal Gauffín, mientras que Marta Aguilar Bossini lo hace como querellante y actora civil; y la asesora de Incapaces 2, Claudia Mariela Flores Larsen, en representación de las hijas menores de la víctima.

El 27 de enero de 2017, el cadáver de Salas (44) fue encontrado por su esposo, en el piso de la cocina comedor de su vivienda, ubicada en la localidad de Vaqueros, a 11 kilómetros al norte de la ciudad de Salta.

De acuerdo al expediente, Salas fue asesinada de más de 50 puñaladas, presuntamente durante un robo, al tiempo que en la vivienda fueron encontradas sanas y salvas, encerradas en un baño, sus hijas mellizas, que en ese entonces tenían tres años.

Según la autopsia, la mujer presentaba signos de defensa y se utilizaron al menos dos armas blancas para cometer el hecho, y hasta el momento no se sabe quienes fueron los autores del crimen.

Continuar leyendo
Haga clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *