Conecta con nosotros

Sociedad

Dengue: hallaron una curiosa manera de derrotar la enfermedad

El método, descubierto por científicos en Indonesia, podría significar no sólo el final de este virus en el mundo, sino que ayudaría a erradicar otros como el zika, el chikungunya y la fiebre amarilla, transmitidos por el mosquito Aedes Aegypti.

Por años el dengue ha sido una enfermedad que se cobró miles de víctimas en todo el mundo, sin poder hallar una vacuna o dispositivo para erradicarlo, sin embargo, un avance en la ciencia podría cambiar esta historia.

Un proyecto llevado a cabo en Indonesia con mosquitos infectados logró disminuir los casos nuevos en 77 % en la ciudad de Yogyakarta, por lo cual se estudia avanzar en otras localidades para confirmar el avance.

En 1970, el dengue (una enfermedad vírica producida por la picadura de un mosquito hembra del género Aedes) se consideraba un virus con potencial epidémico en sólo nueve países. Medio siglo después, la OMS la caracteriza como una enfermedad endémica presente en más de 100 países con climas tropicales y subtropicales, que cada año produce un aproximado de 390 millones de infecciones.

De ahí que en los últimos años, los esfuerzos por erradicar a su principal vector, el mosquito Aedes aegypti, incluyan propuestas para utilizar ingeniería genética con el fin de evitar su reproducción o bien la replicación del virus en su organismo.

La última de ellas tuvo lugar en Yogyakarta –una ciudad indonesa con 422 mil habitantes que año con año sufre brotes de dengue que ponen en riesgo la vida de miles de personas– con resultados extraordinarios que podrían cambiar definitivamente la gestión del virus en todo el mundo.

Dengue: Wolbachia, una bacteria para combatir la enfermedad

Hace tres años, el World Mosquito Program en coordinación con autoridades sanitarias y comunidades locales depositó cinco millones de huevos de mosquitos infectados con la bacteria Wolbachia, un patógeno común en la mayoría de poblaciones de artrópodos e insectos que en los últimos años ha mostrado su capacidad para evitar la reproducción del virus en su organismo.

Después de dividir en 24 las áreas de Yogyakarta, los autores del estudio trabajaron durante nueve meses para crear una población lo suficientemente amplia de mosquitos contagiados para probar la eficacia de esta bacteria en 12 de ellas de forma aleatoria.

El resultado, publicado a mediados de junio en el New England Journal of Medicine resultó mucho mejor de lo esperado: en aquellas zonas donde se depositaron los mosquitos con Wolbachia, los casos de dengue cayeron dramáticamente en 77 %, provocando una disminución de la hospitalización a causa del virus en 86 % en la Ciudad.

La cepa de Wolbachia utilizada, conocida como wMel, no provoca daño alguno en los mosquitos, pero se inserta en las zonas de su organismo que funcionan como puerta de entrada del dengue y por lo tanto, la bacteria entra en una competición intensa con el virus, dificultando su reproducción y por lo tanto, la posibilidad de contagio tras sufrir una picadura.

Wolbachia: ¿Efectivo para otras enfermedades?

Según el World Mosquito Program, el método Wolbachia también podría ser efectivo para evitar la transmisión del zika, la chikungunya, la fiebre amarilla y otras enfermedades para las que el Aedes aegypti funciona como vector viral.

Indonesia no es el primer país que utiliza ingeniería genética aplicada a mosquitos para detener alguna enfermedad. Hace un par de meses, Florida liberó el primer lote de mosquitos Aedes aegypti con el objetivo de frenar la transmisión del dengue y el zika.

La fiebre amarilla dejó 18 mil muertos en 1871 en nuestro país (Imagen ilustrativa).

No obstante, los mosquitos desarrollados por la empresa británica Oxitec poseen una proteína que provoca daños en las crías hembras, de modo que mueren antes de alcanzar la madurez necesaria para comenzar a picar.

El éxito del método Wolbachia probado en Indonesia podría sentar un precedente para acelerar las pruebas en otras regiones del mundo y finalmente, poner fin a los nuevos contagios de dengue.

 

Continuar leyendo
Haga clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *