Conecta con nosotros

Espectáculos

Diego Maniowicz: «Cada día más chicas se acercan al bandoneón»

A los 30 años, Maniowicz es uno de jóvenes bandoneonistas que brillan en el universo tanguero porteño. Integrante de los grupos Astillero y Nox, también es maestro de futuras estrellas de este instrumento de 71 botones y cinco kilos de peso.

Su historia es común a la de muchos jóvenes que en este milenio descubrieron su pasión por el tango. Diego Maniowicz (30) hoy es músico profesional que integra dos grupos -Astillero y Nox- y también enseña su destreza con el bandoneón a un alumnado heterogéneo tanto en género como en edad.

“Como muchos chicos, a los doce me gustaba el rock y tocaba la guitarra. Hasta que un día me encontré con el CD “Libertango”, de Ástor Piazzolla, era distinto a todo lo que había escuchado y me fascinaron el tango y ese raro instrumento”, recuerda Diego.

Sus padres ubicaron a una profesora -la prestigiosa Carla Algeri- pero como no tenía bandoneón propio, Diego llegaba a la clase un rato antes para usar el de su maestra o practicaba con un teclado de papel para memorizar las ubicaciones de los 71 botones. Era lógico. Un bandoneón ronda los dos mil dólares y Diego apenas tenía 14 años como para hacer ese gasto y luego se aburriera de ese instrumento.

Pero el amor -por el “fueye”- fue más fuerte y apenas terminó la secundaria consiguió un trabajo para poder comprar el bandoneón, costearse las clases y empezar a frecuentar el ambiente tanguero. Allí se llevó una sorpresa, eran muchos los que jóvenes como él con ganas hacer música porteña.

A partir de allí, Diego fue gestando una carrera ascendente en la que aparecieron giras con Astillero que lo llevaron a Europa -donde confirmó la talla de su gran admirado Piazzolla-, Estados Unidos y gran parte de Latinoamérica, por ejemplo a Medellín, la ciudad colombiana donde murió Gardel. Por supuesto que también recorrió el país de punta a punta, de la Puna a la Patagonia.

La veta docente de Maniowicz surgió, espontánea, después de cada show y durante las giras, que es cuando se acercan potenciales alumnos o músicos profesionales que pretenden perfeccionarse en el bandoneón. “En los viajes, cuenta Diego, los miembros de Astillero solemos dar talleres que, por suerte, son bastante concurridos”.

Maniowicz ha comprobado que la variedad de sus alumnos es amplia tanto en edad como en géneros. “De adolescentes a jubilados… Y cada vez hay más chicas entre las aspirantes a bandoneonistas o entre las profesionales ya formadas”.

Diego, con alumnos del taller que dio en la Orquesta Escuela de Caleta Olivia (Santa Cruz).

Diego, con alumnos del taller que dio en la Orquesta Escuela de Caleta Olivia (Santa Cruz).

“¿Si es difícil aprender a tocar? Todos los instrumentos tienen su dificultad pero el bandoneón es especial. Por ejemplo, el teclado no tiene un orden lógico. En el piano, en la guitarra, en el violín, después del Do viene La sostenido, En el bandoneón es más caprichoso. Los 71 botones están distribuidos de otra manera. Además, como uno no los ve, tiene que memorizarlos… Y por si fuera poco, abriendo o cerrando son distintos los sonidos, es decir, es que como si tuviera cuatro teclados… Superados estos inconvenientes, es un instrumento hermoso”.

Finalmente, tres definiciones de Diego.

Bandoneanistas que hoy se deben escuchar: “Mariano González Calo y Daniel Ruggiero, éste último hijo de uno de los grandes músicos de Osvaldo Pugliese”

Dónde escuchar tango con bandoneonistas jóvenes: “En San Telmo, Torquato Tasso y Pista Urbana; en Palermo, Café Vinilo; en Almagro, Trilce; y en muchas milongas de la ciudad».

Lugares dónde estudiar: “La Escuela Orlando Goñi (en San Telmo), la Escuela de Música Popular de Avellaneda, los Conservatorios Municipal y Nacional, y la Orquesta Escuela de Tango Emilio Balcarce”.

 

Continuar leyendo
Haga clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *