Conecta con nosotros

Internacionales

El buque que colapsó en marzo el canal de Suez podrá salir de allí el miércoles

Fue después de un acuerdo que firmaron la empresa dueña del barco que obstaculizó la navegación durante seis días y el gobierno de Egipto sobre la compensación por los daños producidos y los costos de liberar la embarcación.

Los dueños del buque Ever Given y las autoridades de Egipto alcanzaron finalmente un acuerdo para que la embarcación pueda salir el miércoles próximo del canal de Suez, la vía estratégica del comercio mundial a la que bloqueó durante seis días en marzo pasado, informó este domingo la prensa internacional.

El acuerdo será firmado el mismo miércoles en una ceremonia a bordo del buque, informó la Autoridad del Canal de Suez, según la agencia de noticias Europa Press.

Los abogados de los propietarios y la aseguradora del buque habían comunicado previamente la existencia de un acuerdo para una «solución formal» que permitían iniciar los preparativos para la partida.

Hasta esta tarde no se conocían detalles del acuerdo que pone fin a una disputa en la que Egipto inicialmente pidió 900 millones de dólares por daños y compensaciones por el costo de liberar el barco, el lucro cesante y otros rubros.

Más tarde, la cifra se rebajó a 550 millones, mientras la empresa propietaria del buque, la japonesa Shoei Kisen Kaisha, y la aseguradora ofrecieron 150 millones.

El caso llegó a un tribunal egipcio que ordenó retener el barco hasta que se resolviera la disputa.

 

Sin embargo, ambas partes procuraron un acuerdo extrajudicial que permitió la partida del Ever Given, anclado en el Gran Lago Amargo.

El supercarguero Ever Given encalló el 23 de marzo pasado en el kilómetro 151 del Canal de Suez y taponó una de las rutas comerciales más importantes del mundo.

El buque, de 400 metros de eslora y 59 de manga, tiene una capacidad de carga de 220.000 toneladas. Según expertos, la causa principal del incidente fue el tamaño del buque.

El 29 de marzo, ingenieros lograron reflotar el enorme barco portacontenedores, lo que habilitó la reanudación de la navegación en esa ruta marítima clave que une el mar Rojo con el Mediterráneo y donde, para ese entonces, se habían juntado más de 100 barcos en espera para poder cruzar.

De la operación para moverlo participaron excavadoras que dragaron el fondo del canal y remolcadores que tiraron del carguero. Si ese plan fallaba, la idea era aliviar su carga.

El canal es una fuente de ingresos clave para Egipto, porque cerca de 15% del tráfico marítimo mundial pasa por esa ruta, la más corta entre Europa y Asia.

Continuar leyendo
Haga clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *