Conecta con nosotros

Economía

El FMI elogió el acuerdo de Argentina con el Club de París

El vocero del Fondo, Gerry Rice, sostuvo que la entidad continúa comprometida con la Argentina «para que supere sus desafíos», mientras siguen las negociaciones para un nuevo programa con el organismo multilateral que le permita al país refinanciar los US$ 45.000 millones de deuda.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) elogió este jueves el acuerdo alcanzado entre la Argentina y sus acreedores del Club de París, mientras continúan las negociaciones para un nuevo programa con el organismo multilateral que le permita al país refinanciar los US$ 45.000 millones de deuda.

“Le damos la bienvenida a este progreso de la Argentina para resolver su deuda con los acreedores del Club de París», dijo el vocero del Fondo, Gerry Rice, quien expresó que los términos del acuerdo son un tema bilateral entre el país y este grupo de naciones, en el marco de su habitual conferencia de prensa en Washington.

Respecto de las negociaciones puntuales con el FMI, Rice sostuvo: “Continuamos comprometidos con la Argentina para que supere sus desafíos; el diálogo es constructivo y productivo, pero no tenemos una fecha para arribar a un nuevo acuerdo”.

Al respecto, Rice confirmó que las negociaciones continuarán de manera presencial en la cumbre de ministros de Finanzas y presidentes de Bancos Centrales del G20 en Venecia, prevista para el 9 y 10 de julio próximos.

Este encuentro con el Fondo había sido adelantado el martes por el ministro de Economía, Martín Guzmán, cuando anunció el acuerdo alcanzado entre la Argentina y el Club de París, que consistió en un puente de tiempo, de ocho meses, donde la Argentina pagará sólo US$ 430 millones de la deuda total, hasta el 31 de marzo de 2022.

De esa forma, la Argentina dejará de pagar obligaciones por unos US$ 2.000 millones y tendrá mayor margen de tiempo para negociar con el FMI, y lograr luego un acuerdo de reestructuración de deuda con el Club de París.

Asimismo, Rice aclaró, ante una consulta, que no se ha discutido la posibilidad de que el país haga pagos parciales al Fondo si no se alcanza un acuerdo este año, tal como dejaron trascender algunos sectores del oficialismo.

En base al cronograma de pagos, la Argentina debe abonar al FMI alrededor de 4.500 millones de dólares, entre capital e intereses, a lo largo del año.

“La Argentina ha expresado su compromiso de hacer frente a sus obligaciones con el FMI y para este fin estamos trabajando con el Gobierno para lograr un nuevo programa”, sostuvo.

En cuanto a los plazos de las negociaciones, Rice dijo no tener «ningún cronograma sobre las discusiones o cuándo podremos llegar a un acuerdo por un nuevo programa».

«Lo único que puedo decir es que estamos trabajando tan duro como podemos y muy comprometidos con las autoridades porque creo compartimos el mismo objetivo en el sentido de que Argentina retorne tan rápido como sea posible a un crecimiento sostenido”, sostuvo.

El martes pasado, Guzmán sostuvo que «Argentina continuará haciendo esfuerzos para llegar a un entendimiento con el FMI que nos permita refinanciar el stock de deuda de 45.000 millones de dólares que el Gobierno de Juntos por el Cambio tomó entre 2018 y 2019 que no fueron utilizados para aumentar la capacidad productiva; fueron utilizados en una parte a pagar deudas insostenibles a los acreedores privados y otra parte para financiar la salida de capitales de la Argentina», consideró.

Tras lo cual agregó que «continuaremos trabajando de forma constructiva con el FMI; este horizonte nos da mayor certidumbre, la fecha de 31 de marzo de 2022 no quiere decir que condiciones la fecha de un acuerdo con el FMI, nuestro objetivo es tener un buen acuerdo, cuanto antes mejor, pero la prioridad es que sea bueno», recalcó.

En otro orden, ratificó que, el viernes, el directorio debatirá el giro adicional de US$ 650 mil millonesen Derechos Especiales de Giro (DEGs), que servirán para engrosar las reservas internacionales de los países miembro.

Según la iniciativa, a la Argentina le corresponderán al menos unos US$ 4.350 millones, que serían desembolsados a fines de agosto.

Rice aclaró que se seguirá discutiendo el pedido de la Argentina, México y otros países para que una parte de esos DEG puedan ser prestados “en forma voluntaria”.

En este sentido, aclaró que el año pasado ya hubo operaciones financieras de este estilo a los países más pobres y vulnerables que forman parte del organismo multilateral.

Continuar leyendo
Haga clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *