Conecta con nosotros

Espectáculos

En pandemia, los Titanes de Karadagian entrenan para volver al ring

La troupe creada por el gran Martín ahora está a cargo de su hija Paulina y de Billy Jim, pero con nuevos personajes y un grupo de aguerridas “titánides”. Desde diciembre entrenan separados en burbujas y negocian para regresar a la televisión.

Pareciera una verdad de perogrullo pero la pandemia no logró doblegar a los Titanes. A pesar de que desde que comenzó el aislamiento en marzo de 2020 la troupe heredera de la que lideró Martín Karadagian desde la década del 60 tuvo que suspender sus shows, en diciembre retomaron sus entrenamientos y actualmente están en negociaciones para volver a la televisión a continuar una historia que va camino a las seis décadas.

“Estamos respetando todos los protocolos. Entrenamos en burbujas de cuatro o cinco luchadores, con alcohol en gel y usamos lavandina para limpiar el ring y las cuerdas. Los grupos van espaciados para dar tiempos a manifestar síntomas y lo hacemos en un lugar hermoso y amplio que nos cede Varty Manoukian que es el presidente del Centro Armenio”, cuenta una de las líderes del grupo Paulina Karadagian, la hija del gran Martín, quien sueña con continuar con el legado de su padre.

Billy Jim entró a luchar con Karadagian a los 16 años y hoy entrena a los titanes.

Billy Jim entró a luchar con Karadagian a los 16 años y hoy entrena a los titanes.

Aunque por cábala prefiere no contar con qué canal negocia, Paulina cuenta que la troupe mantiene algunos nombres tradicionales como La Momia y el Caballero Rojo pero suma la mayor novedad de su historia: por primera vez, las mujeres suben al ring para participar de las luchas.

“A fines de los ’60 papá intentó sumar una luchadora china, pero en el canal le dijeron que si volvía a pelear le levantaban el programa. En 1982, una luchadora acompañaba a su compañero y se subió al ring e hizo algunas tomas, y le dijeron exactamente lo mismo”, recuerda Paulina. Pero cuenta que para la refundación del grupo en la segunda década del nuevo siglo decidió que tiene que haber luchadoras y su coequiper y entrenador de los titanes Sergio “Billy Jim” Ventrone estuvo de acuerdo.

Uno de los recuerdos que Paulina comparte en sus redes.

Uno de los recuerdos que Paulina comparte en sus redes.

“Empezaron a entrenar y organizamos combates de las chicas entre sí, y después en parejas mixtas, pero siempre se enfrentaban a alguien del mismo sexo. Hasta que se impusieron y dijeron que si entrenaban con varones querían luchar con ellos. La primera vez fue en 2019 en un enfrentamiento de tres contra tres y algo inédito en Argentina y que el público aplaudió de pie”, argumenta y aclara que las mujeres no están en inferioridad de condiciones ya que algunas tienen tanta fuerza como los hombres, y otras lo compensan con técnica o velocidad.

Junto a las integrantes femeninas a las que nombran como “titánides” llegaron a la troupe nuevos personajes a tono con la época: Iuri, un fan de las redes sociales, Micky Santos, un cantante con miles de admiradores, y Da King, de bermudas largas, cadenas y gorra con visera. Pero también otros cuyos apellidos le hacen un guiño al pasado ya que recuerdan a dos de los compañeros de Martín Karadagian: Duran Durante y Vlad Ivanoff. Lo otro son los rituales: en uno de los shows el público le pidió a gritos a La Momia que ejecutase uno de los golpes característicos de Martín: “el cortito” y fue así como el luchador sordomudo comenzó a usarlo en el ring.

Martín murió en 1991 pero la troupe se reinventa constantemente.

Martín murió en 1991 pero la troupe se reinventa constantemente.

Los nuevos nombres y las características aggiornadas buscan complacer a los seguidores de las más diversas edades. Según Paulina Karadagian hay niños, padres y abuelos: “En la función de La Rural, vino un hombre mayor, solito desde Jujuy. También un matrimonio sin nietos que llegó directo desde Mar del Plata solo para ver a los Titanes y se fueron muy conmovidos”. Y se anima a analizar el secreto de una vigencia de casi seis décadas: “Los nenes se enganchan por los padres y porque es un espectáculo de lucha. A los más grandes les gusta la exhibición y porque les recuerda su infancia, una época en la que fueron felices y además porque en el espectáculo hay camaradería, compañerismo y valores”.

Mientras no entrenan en el Centro Armenio ni organizan shows en el teatro Siranush, los titanes siguen dando que hablar en las redes sociales. En la pandemia, Paulina estudió programación y armó una web que presenta a los integrantes de la nueva troupe y documenta los ensayos. Pero además, convirtió su propia cuenta de Twitter en un foro que mantiene viva la memoria de Martín y su grupo de luchadores. A él llegan los fanáticos para compartir sus fotos con los Titanes de ayer y de hoy, los tesoros más valiosos del merchandising, desde el disco con los temas a los muñequitos que traía un popular chocolatín.

“Hace un tiempo me escribió Ray, el integrante de Menudo que acaba de morir. Yo lo admiraba mucho cuando era chica y resultó que él era fanático de mi papá porque en Puerto Rico pasaban el programa. El legislador Leandro Santoro me compartió una foto de él con Martín y por el disfraz le pude decir que había sido en la carpa multicolor de Mar del Plata”, recuerda la hija del Titán, capaz de conmover a sus seguidores con el relato del día en el que le amputaron la pierna al creador de los Titanes o de rescatar de entre sus tesoros fotos, videos y avisos de todas las épocas. Con las que le aporta su audiencia tiene una curiosa costumbre: detectar de qué época son por la vestimenta o los luchadores que aparecen.

Una postal de los Titanes en otras épocas.

Una postal de los Titanes en otras épocas.

 

El comienzo de su historia

Para recuperar la gloria de ese equipo de luchadores aguerridos que se adueñaron del “prime time” televisivo durante décadas habría que remontarse a los combates de lucha libre que se realizaban en el Luna Park y convocaban tantos espectadores como el boxeo. En su mayoría estaban protagonizados por europeos del Este, y fascinaron a Martín Karadagian que entrenó e insistió en integrarse a pesar de que tenía una contextura física mucho menor que sus contrincantes.

Después de luchar unos años en Estados Unidos, Martín volvió a la Argentina con la idea de llegar con la lucha libre a la televisión naciente. “Pero mi papá se dio cuenta de que no podía llegar a la televisión con esas luchas de media hora entre dos tipos enormes que solo se pegaban o volaban. Y empezó a darle una vuelta de rosca más visual. Sumó trajes y música”, recuerda Paulina que en ese entonces no había nacido pero conoce la historia de memoria.

Las "titánides", toda una novedad en el ring.

Las «titánides», toda una novedad en el ring.

El caso es que Martín se salió con la suya y desembarcó en la televisión el 3 de marzo de 1962 en Canal 9. El ciclo tuvo tanto éxito que el canal inauguró su primer móvil de exteriores en un combate entre Karadagian y La Momia y fue uno de los primeros en filmarse en colores. Hasta 1988 pasó por otros canales y los Titanes filmaron dos películas de cine.

“Papá mandaba el programa al exterior para promocionarlo porque lo que quería era hacer giras. Recorrimos toda la Argentina y toda América con los shows. empecé a acompañarlos con mi mamá a los siete días de vida- cuenta Paulina-Al día de hoy me sigue escribiendo gente de Ecuador, de Costa Rica, de Honduras, de El Salvador. Ni hablar de Uruguay y Paraguay. Incluso se dio en California y Nueva York para la comunidad latina. Allá me dicen que la famosa WWE en Estados Unidos está bastante inspirada en lo que hacía Titanes”.

A mediados de los 80 Martín sufrió la amputación de una de sus piernas. Falleció el 27 de agosto de 1991 por un edema pulmonar. Apenas tenía 69 años.

Su esposa y su hija dejaron el país que les recordaba tanto al Titán y vivieron varios años en Estados Unidos. A su regreso, Paulina decidió reflotar la troupe de luchadores que su padre había creado pero el proyecto tuvo una corta duración.

Los Titanes modelo 2021.

Los Titanes modelo 2021.

Luego decidió ser madre y después de hacer distintos intentos adoptó a dos niños que hoy tienen 13 años. “Hace unos años, cuando empecé a contarles quién era su abuelo, decidí que quería que viviesen lo que yo viví. Así que comencé a convocar a deportistas, atletas de elite para armar de nuevo Titanes. Durante 2019 hicimos varios shows en Siranoush y otro en la Rural. Todos agotaron sus entradas. Ahora seguimos entrenando y pensando nuevos personajes. A uno de mis hijos le encanta ayudarnos y nos aporta ideas. Creo que tiene pasta de Martín”.

Continuar leyendo
Haga clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *