Conecta con nosotros

Internacionales

La policía espera órdenes para detener al expresidente Jacob Zuma

La Corte Constitucional condenó al exmandatario por desacato la semana pasada, por haberse negado a declarar en varias ocasiones en el marco de  investigaciones por corrupción del Estado. Debía entregarse el domingo para cumplir 15 meses de cárcel y no lo hizo.

El ministro de Policía de Sudáfrica afirmó este lunes que esa fuerza espera órdenes judiciales sobre si debe detener o no al expresidente Jacob Zuma, que rechaza entregarse para cumplir 15 meses de cárcel.

La Corte Constitucional condenó al expresidente Zuma (2009-2018) por desacato la semana pasada por haberse negado a declarar en varias ocasiones en el marco de unas investigaciones por corrupción del Estado.

El tribunal lo conminó a entregarse a la policía antes del domingo para empezar a cumplir su pena, y en caso de expirar el plazo, dispuso que la policía proceda a su arresto en los tres días siguientes.

Sus nueve años de presidencia quedaron manchados por escándalos y acusaciones de haber saqueado dinero que lo forzaron a dimitir y dejar su cargo a Cyril Ramaphosa.

Zuma, de 79 años, solicitó al tribunal paralizar la orden de arresto y anular su condena, cuestiones que serán estudiadas por la corte mañana y el 12 de julio, respectivamente.

«Esperamos recibir una aclaración porque, cuando se nos dio la instrucción, no había otras acciones legales en curso», dijo el ministro Bheki Cele a periodistas, informó la agencia de noticias AFP.

En declaraciones realizadas en la noche del domingo desde su casa, Zuma dijo que no se entregaría hasta que no se resolvieran las dos solicitudes pendientes.

«No tengo ninguna necesidad de ir a la cárcel hoy», declaró, riendo, durante una rueda de prensa en la localidad oriental de Nkandla, donde hay cientos de militantes acampados en solidaridad con él.

Argumentó que su vida podría correr peligro en la cárcel por su avanzada edad y su mala salud, y adujo que no tuvo oportunidad de argumentar para mitigar la sentencia.

«Enviarme a la cárcel en el punto máximo de una pandemia, a mi edad, equivale a condenarme a muerte», agregó el exmandatario.

Continuar leyendo
Haga clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *