Conecta con nosotros

Policiales

Lo apuntaron con un arma junto a su nieta de seis años y lo llevaron a recorrer cajeros

En la localidad bonaerense de Morón, dos asaltantes interceptaron a un hombre que salía de su casa con su familiar. Debió dejar a la nena y, a punta de pistola y a golpes, lo subieron a un auto para sacarle la plata del banco. La policía los siguió y chocó el vehículo, pudiendo detener a los delincuentes.

Un hombre de 67 años que estaba junto a su nieta de 6 dentro de un auto fue asaltado en el partido bonaerense de Morón por dos delincuentes armados, que obligaron a la niña a bajar del vehículo y se lo llevaron cautivo para robarle dinero de los cajeros automáticos, aunque la maniobra fue descubierta por policías que los persiguieron y los detuvieron tras un choque, informaron hoy fuentes policiales y judiciales.

“Yo pensaba que no regresaba a mi casa. Con todas las cosas que pasan día a día, doy gracias a Dios que estoy de vuelta en mi casa. Lo material se recupera, pero la vida no”, dijo esta tarde José Luis, el hombre asaltado, en declaraciones al canal de noticias TN.

El hecho sucedió este jueves a la mañana en la calle Ruiz Diaz al 3700 en Morón, en el oeste del conurbano bonaerense, cuando dos asaltantes que estaban a bordo de un Chevrolet Corsa blanco, interceptaron a un hombre que salía de su casa con su nieta de 6 años en un Renault Clío.

«Me encañonaron con un arma, me golpearon y me pidieron que salga del auto. Yo les pedí que me dejen sacar a mi nieta, porque pensé que me robaban el auto y se iban. Yo la bajé y la dejé paradita ahí, pero en ese momento me hicieron subir al auto y me llevaron con ellos», relató el hombre.

De inmediato, los delincuentes que iban con su víctima en el Clío y que contaban con el apoyo de otros cómplices en el Corsa, comenzaron a pedirle las tarjetas para ir a cajeros automáticos y vaciarle las cuentas.

Luego de tomar conocimiento de la situación, los policías montaron un operativo cerrojo en la zona y lograron ubicar a los autos sospechosos en Eva Perón y Carlos Casares, iniciando una persecución.

La huida terminó cuando al llegar al cruce de Carlos Casares y Granville, los delincuentes a bordo del Clío perdieron el control del vehículo luego de pisar el cordón e impactaron contra un poste de luz.

«Una chica policía que se llama Marisa se puso como escudo porque uno de los delincuentes salió con un arma y casi hay un tiroteo. La acción de la policía fue espectacular», contó entre lágrimas el hombre asaltado.

Luego del impacto, los efectivos procedieron a poner a salvo a la víctima, que sufrió golpes leves a causa de la colisión, y a detener a dos de los delincuentes, identificados por la policía como Leandro Gabriel Estalla (29) y Diego Armando González (49), quien purgó una condena de 18 años de prisión en un penal bonaerense.

En el interior del auto, los agentes incautaron el arma utilizada en el hecho, un revólver calibre .32 sin marca ni numeración.

«Me llevaron a la clínica porque yo tenía un golpe en la cabeza, porque en la fuga saltaba para todos lados», dijo José Luis, quien relató que su nieta, cuando los delincuentes huyeron, llamó con su propio celular a otros familiares para que la fueran a buscar.

Por el momento no se conoce el paradero del Chevrolet Corsa, el otro vehículo involucrado.

Interviene en la causa la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 5 de Morón, a cargo de Claudio Oviedo, quien dispuso la aprehensión de los delincuentes, quienes tenían antecedentes penales.

El fiscal los indagó esta tarde por el delito de «robo agravado por el empleo de arma de fuego y privación ilegal de la libertad».

Ambos se negaron a declarar y Oviedo pidió al juzgado de garantías la conversión de la aprehensión en detención, que posiblemente iba a ser resuelta en el transcurso de la jornada.

Continuar leyendo
Haga clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *