Conecta con nosotros

Sociedad

Meretrices reclaman acceso a derechos en el Día Mundial de la Trabajadora Sexual

Organizaciones sociales y políticas reclamaron en un jornada en la Plaza Miserere, de Balvanera, organizada por Asociación de Mujeres Meretrices de la Argentina (AMMAR).

Organizaciones sociales y políticas reclamaron por el acceso a derechos de quienes se consideran trabajadoras sexuales, en un jornada en la Plaza Miserere, del barrio porteño de Balvanera, organizada por Asociación de Mujeres Meretrices de la Argentina (AMMAR).

La jornada, que coincidió con el Día Mundial de la Trabajadora Sexual, incluyó actividades como asesoría legal gratuita sobre violencia institucional y trámites migratorios, consejería en salud, testeos de VIH y sífilis, realizados por Fundación Huésped, y entrega de preservativos, tampones y barbijos con la inscripción «Trabajo sexual es trabajo».

Georgina Orellano, secretaria general de AMMAR.

Georgina Orellano, secretaria general de AMMAR.

La secretaria general de AMMAR, Georgina Orellano, dijo a Télam que la jornada fue «en reclamo del acceso a los derechos porque el trabajo sexual en Argentina no está reconocido, es ejercido en la clandestinidad».

«Atravesamos códigos contravencionales, artículos de falta y normativas que criminalizan los espacios y las formas de organización que tenemos les trabajadores sexuales», explicó.

La dirigente explicó que la jornada se realizó en la Plaza Miserere «porque es una de las plazas históricas donde se ejerce el trabajo sexual».

La jornada de reclamo coincidió con el Día Mundial de la Trabajadora Sexual

La jornada de reclamo coincidió con el Día Mundial de la Trabajadora Sexual

Además, es «importante mostrarles a las compañeras de Once que es fundamental estar organizadas frente a la violencia institucional, y mostrarles la experiencia organizativa que tenemos en otros barrios como Constitución, Flores y Villa del Parque, donde se pudo frenar el avance policial», consideró.

En la plaza también hubo música y el micrófono estuvo abierto para las trabajadoras de cada barrio, que se identificaron con remeras y paraguas rojos, el color de la asociación.

Historias y testimonios

María (47), persona trans de Mendoza, residente en Balvanera desde los 11 años y referente de AMMAR de ese barrio, compartió con esta agencia su historia de múltiples violencias.

«Ahora estoy luchando para vivir y para poder trabajar», dijo.

En tanto, Yokhari Marquez Ortiz (38) migrante trans, oriunda de Perú y referente de la organización en el barrio de Constitución, donde reside desde 2008 junto a otras compañeras en un hotel, contó a Télam: «Soy autónoma; elijo y decido con quien me acuesto o no. Confunden trabajo sexual con delincuencia. El trabajo sexual no es un delito».

La AMMAR aseguró que la pandemia por coronavirus «evidenció el desamparo histórico» de quienes se consideran trabajadoras sexuales «por no contar con derechos reconocidos».

La actividad conmemora el 2 de junio de 1975, cuando 150 trabajadoras sexuales tomaron la iglesia de Saint-Nizier en Lyon, Francia para denunciar el abuso policial y exigir el respeto de los derechos.

Las organizaciones que acompañaron la actividad fueron Mala Junta, Frente Patria Grande, Movimiento Evita Comuna 3, Nuevo Encuentro Comuna 3, Frente de Diversidades Sexuales y Disidencias La Cámpora, AIRES, Fuegas Feminismo Disidente y El Hormiguero.

Continuar leyendo
Haga clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *