Conecta con nosotros

Cultura

Miguel Diani: «La familia es el inicio de todo lo bueno y de todo lo malo»

«Elefantes», libro del dramaturgo porteño, es una colección de obras teatrales estructuradas cerca del cuento y donde el humor negro es protagonista. Se trata de «esa monstruosidad que transforma a las pesadillas en realides», dijo el autor.

El libro del dramaturgo Miguel Diani, «Elefantes», concentra una colección de obras teatrales estructuradas muy cerca del cuento y donde el humor negro ocupa un lugar fundamental.

Publicado por El Zócalo, el libro reúne cinco obras, de las cuales «Elefantes» y «Mordedores», tienen la estructura de cuento siniestro y en diálogo con Télam, el autor explicó que se trata de «esa monstruosidad que transforma a las pesadillas en realidades».

Se transita un cuento sin narrador, pero con sus características: inicio, nudo y desenlace. La historia se desarrolla en un ambiente de cuento y la atmósfera es misteriosa.

Las otras tres obras, «El extraño caso del señor oruga», «El chico de la habitación azul» y «Casi millonarios», comparten esa estructura de cuento, pero contados desde el grotesco y el teatro de la crueldad.

Diani nació en Buenos Aires en 1957. Fue guionista de televisión y actualmente es directivo de Argentores. Publicó otras antologías de sus obras en Corregidor y en Eudeba y los libros «La cocina de los dramaturgos 1, 2 y 3».

«me parece atractivo comenzar estructurando personajes inmersos en lo cotidiano, que a veces, de por si, puede ser terrible»

En la actualidad una de sus obras publicadas en esta colección «El chico de la habitación azul» se está representando en El teatro del Pueblo con dirección de Enrique Dacal.

-Télam: Suele decirse que el teatro es la narrativa de lo urgente. ¿Está de acuerdo con esta idea al pensar en su obra?

-Miguel Diani: El dramaturgo es un autor con capacidades diferentes. Y dentro de esas capacidades está la de contar historias urgentes, necesarias. Como las que se contaron en Teatro Abierto, donde los textos fueron la voz urgente de los silenciados. Y en estas historias creo que también encontramos esa urgencia. Urgencias sociales. Gritos de familias desesperadas. Personas que se reencuentran con ellos mismos y con su vida.

-T.: En su trayectoria como guionista y dramaturgo hay un tema recurrente que ha abordado desde distintos lugares: la familia. ¿Cómo surge la necesidad de escribir sobre este tema?

-M.D.: La familia es el inicio de todo. De todo lo bueno y de todo lo malo. Es una caja de Pandora. Entonces me parece atractivo comenzar estructurando personajes inmersos en lo cotidiano, que a veces, de por si, puede ser terrible. Y luego una vez que tengo claro quiénes son y qué les pasa a esos seres, comenzar a involucrarlos con lo macro y exponerlos a situaciones, también complejas, pero ya con rasgos políticos o sociales.

-T.: Actualmente está en cartelera «El chico de la habitación azul», el traspaso del texto a la obra sobre un escenario, ¿qué reflexión tiene del paso de una semiótica a la otra?

-M.D.: Un texto dramático a diferencia de uno narrativo, tiene su cierre final cuando se convierte en espectáculo. Cuando sus personajes cobran vida en un espacio teatral. Cuando interactúa lo creativo de los actores y el director con las propuestas escenográficas y de vestuario. Allí, recién, un dramaturgo o dramaturga, ve su obra. Allí cuando en vivo y en directo recibe la respuesta del público. Un autor de narrativa no puede ver la reacción de su público cuando lee su libro. En cambio, un autor o autora de teatro tiene el privilegio de verlos reír y llorar. De verlos sentirse atravesados por lo que están presenciando. Los sentidos se ponen en funcionamiento en el espectador con el teatro. Con respecto a «El chico de la habitación azul», Dacal hizo un trabajo enorme con el texto. Sabiendo llevar de la mano por ese mundo extraño a los dos actores, Hugo Men y Gabriel Nicola, y a la exquisita Amancay Espindola. Todo el equipo hace un trabajo brillante y me siento muy feliz que hayan sido ellos quienes le dieron vida a esta obra.

Continuar leyendo
Haga clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Generated by Feedzy