Conecta con nosotros

Internacionales

Otra vez el presidente de Chile bajo la lupa: Reportaje de Ciper revela conflicto de interés en proyecto minero

Un investigación publicada por Ciper esta mañana señala que el imputado Sebastián Piñera estuvo involucrado en la compra de una inversión minera en 2010, cuyo vendedor luego fue nombrado en la Empresa Nacional de Minería (Enami), un nuevo conflicto de interés.

 

Nuevos dardos apuntan a la figura de Sebastián Piñera, imputado por la Unidad Anticorrupción del Ministerio Público, sobre conflictos de interés en su calidad de especulador financiero y sus atribuciones como presidente de la República.

Se trata del Proyecto Imán, una inversión minera adquirido por la familia Piñera Morel en 2010. Las minas ubicadas 10 kilómetros al suroeste de Vallenar, fueron vendidas a un fondo de inversión en 13 millones de dólares.

También puedes leer: Fiscalía informó que Piñera se encuentra en calidad de imputado por investigación sobre Minera Dominga

El clan  Piñera Morel participó en esta compraventa a través del FIP (Fondo de Inversión Privado) Mediterráneo, en donde tenían como socios a la familia de Carlos «Choclo» Délano, repitiendo los nombres investigados por Fiscalía por el caso Minera Dominga, vendida a través de una sociedad en el paraíso fiscal de Islas Vírgenes Británicas.

«Si Dominga fue el primer paso, Imán fue el segundo», plantea el reporteje, apuntando a que cuando Piñera comenzaba su primer período como presidente en 2010, Arnaldo del Campo Arias aparece quien vendió sus acciones en el Proyecto Imán al grupo Mediterráneo, pocos meses antes había sido nombrado como uno de sus representantes en Enami.

«Cuando Del Campo fue nombrado por el presidente en la Enami, ya estaban en marcha las conversaciones para la compra de las 14 concesiones mineras», afirma Ciper. Fue el 31 de enero de 2011, un año ya en la presidencia, cuando se firmó el contrato de opción de compra entre Arnaldo Del Campo y el grupo de inversionistas, entre ellos los Piñera Morel.

Es decir, mientras se cerraba la compraventa de Dominga, el clan familiar iniciaba otro negocio que poco ético (y quizás ilegal) con conflictos de interés. «Participaron en la compra de un proyecto minero cuyas negociaciones iniciales coinciden con el nombramiento del vendedor como representante del Presidente Piñera en el directorio de la empresa pública del mismo rubro», señala Ciper.

Para más información, revisa el reportaje Proyecto Imán: otro negocio minero adquirido por los Piñera Morel que expuso a la Presidencia a un conflicto de intereses

 

Fuente: Resumen

Continuar leyendo
Haga clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *