Conecta con nosotros

Espectáculos

Pablo Lacolla: «‘Aura boreal’ es un disco luminoso con destellos de melancolía»

El músico argentino Pablo Lacolla, radicado desde el 2012 en Suiza, lanzó su nuevo trabajo, «Aura boreal», producido por Acho Estol (La Chicana) e integrado por seis canciones propias en las que están presentes el rock y la música rioplatense, con tintes luminosos y nostálgicos.

«Este disco es como un viaje musical con diferentes paisajes, que invitan a reposar y reflexionar desde las distintas sonoridades y sensaciones», expresó a Télam Lacolla en relación al pulso de su flamante material que puede escucharse en todas plataformas digitales.

En «Aura boreal» el músico presenta piezas que destilan frescura, sensibilidad y un universo sonoro en el que conviven elementos del rock, el tango, la milonga, el candombe y el folclore argentino, entre otras músicas que escuchaba en durante su infancia. .

«De muy pequeñito he mamado de esta nuestra música realmente emotiva con profundidad que nos representa como nuestro tango, nuestro folclore, y por supuesto nuestro rock, y siempre de rebote teníamos el candombe y la música brasileña, además de boleros que escuchaban mis padres y un poco de jazz, con todo ese collage uno tiene para entretenerse bastante», explicó.

«Vas confiado en que la vida te acompaña sin más, agradecido por cada mañana …», canta Lacolla en el estribillo de «Sin tripulación», tema que abre este segundo trabajo en que el músico, dueño de una extensa trayectoria como baterista y percusionista, vuelve a apostar al formato canción después de «Ciclos» (2020) algo que para él significa «más responsabilidad, más autocrítica y ganas de seguir creando nuevas canciones que entren dentro de este, mi ‘mundo Lacollense'».

 

En su trabajo anterior Acho Estol, guitarrista y compositor de la agrupación La Chicana, había participado haciendo la mezcla; en esta nueva aventura musical Lacolla le delegó la producción general, un aporte que el músico describió como «sumamente importante».

«Yo tenía la base del disco y Acho fue quien empezó a colorear y organizar las últimas pinceladas, como los arreglos de cuerdas, o direccionar una canción como ‘Parque Chacabuco’ para que suene a los años 30, o incluir un simple serrucho en’ Desolada Canción’ -subrayó-. Trabajar con Acho fue confiar en su experiencia, nos llevamos muy bien en todos los aspectos así que fue un placer el compartir mi música con él y dejar que también pudiera volar».

Nacido en 1970, Pablo se formó como baterista y percusionista en la Argentina, estudió en el conservatorio Manuel de Falla y en la escuelita de David Lebón. En 1997 se mudó a Barcelona donde se inclinó hacia al latin jazz.

En su larga travesía acompañó a varios artistas en Argentina, España y luego, en 2012 en Zurich (Suiza), donde se trasladó junto a su familia y reside actualmente.

Un interesante entramado tímbrico y una potente base rítmica atraviesan las piezas de «Aura boreal», donde sin embargo las melodías y las letras son protagonistas, interpretadas por Pablo con sensibilidad.

Participaron como invitados el mismo Estol (quien de oficiar de productor, acá tocó guitarra eléctrica, serrucho, Hammond, flautas, Ovation y contrabajo) Carolina Rodríguez (violín y viola), Violeta García (violonchelo), Julio Morales (percusión), Alejandro Montaldo (piano y bandoneón), Santiago Castellani: (tuba y trombón), Mariana Mazú (coros) y Patricio Cotella (contrabajo).

El disco fue grabado en febrero de 2021 en Buenos Aires. y masterizado por Eduardo Bergallo, mientras que el arte de tapa es de Juan José Surace y las fotos son de Patricio Vegezzi.

Télam: En «Aura boreal» es un disco luminoso y melancólico a la vez. ¿Cuánto tiene que ver en el espíritu de estas canciones el hecho de vivir lejos de Buenos Aires?

Pablo Lacolla: Si, es un disco luminoso con unos destellos de melancolía, en mi vida hay mucha luz por suerte he formado una familia con mi mujer y tres hijas que me dan esa luminosidad, pero por el otro lado mis pensamientos están constantemente en mi infancia, en mi pasado, en mis recuerdos e intento que se reflejen en mis canciones.

T: ¿Cuál es el motor principal que te empuja seguir «cantando siempre que puedo» como decís en el tango «Parque Chacabuco»?

PL: El motor es la necesidad de componer canciones como vengo haciendo desde que tengo uso de razón, es una relación o un ejercicio que «sin querer queriendo», las palabras se van posando cómodamente en papel y van siendo parte de mi obra y así se van acumulando carpetas llenas de textos cada una con su título llamémosle canciones, no me detengo mucho a analizarlas es más como una catarsis de fluidez que simplemente dejo salir y acompañar.

T:¿La distancia es fuente de inspiración?

PL: Claro que estar fuera de tu país tanto tiempo tiene mucho que ver, si viviese en Buenos Aires quizás seguiría trabajando como instrumentista y compondría menos, vaya uno a saber…

Continuar leyendo
Haga clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *