Conecta con nosotros

Internacionales

Península de Crimea: roces espinosos entre Rusia y la OTAN

Los hechos con un destructor británico y una fragata neerlandesa en el Mar Negro, avivan las diferencias entre Rusia y los países de la OTAN.

Los incidentes mantenidos en los últimos días por fuerzas rusas con un destructor británico y una fragata neerlandesa en el Mar Negro, avivan las diferencias entre Rusia y los países de la Organización del Atlántico Norte (OTAN), siete años después de que el Kremlin se anexara la península ucraniana de Crimea.

Los dos hechos ocurrieron en medio de las maniobras navales que la OTAN realiza en esa zona, denominadas «Sea breeze» (brisa marina), entre el 28 de junio y el 10 de julio.

El 23 de junio, el destructor británico «HMS Defender», que navegaba en el Mar Negro, cerca de Crimea, fue advertido por las autoridades rusas para que cambiara su rumbo, utilizando explosivos que estallaron cerca del buque.

Un día después de ese suceso, frente al estrecho de Kerch, también en las proximidades de dicha península, aviones rusos Su-24 y Su-30 sobrevolaron a baja altura la fragata de los Países Bajos «Evertsen», que también participaba de las maniobras de la OTAN.

Por lo demás, los incidentes entre el Kremlin y la Alianza Atlántico sucedieron luego del encuentro que mantuvieron el 16 de junio, en Ginebra, Suiza, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y su par ruso, Vladimir Putin.

Desde que se anexó Crimea en marzo de 2014, Moscú reclama aguas territoriales ucranianas circundantes como propias. Sin embargo, la mayoría de los países de comunidad internacional considera a esa Península como parte de Ucrania.

«Creo que, además de verlo en el ámbito de la reunión de Ginebra, también hay que leerlo dentro del memorando de cooperación naval que firmaron (el 21 de junio) el Reino Unido y Ucrania, justamente en Odesa (de donde venía el destructor HMS Defender) para la construcción conjunta de barcos y de una base naval en el Mar Negro», dijo a Télam Andrea Oelsner.

La directora de las licenciaturas de Relaciones Internacionales y Ciencia Política y Gobierno de la Universidad de San Andrés, mencionó, además, un reciente reporte publicado por el Comité de Inteligencia y Seguridad del Parlamento británico, que dice abiertamente que «la Rusia de Putin es activamente hostil al Reino Unido y a Occidente, y fundamentalmente reacia a adherir al derecho y las normas internacionales.»

«Con todo esto, era esperable que Rusia reaccionara cuando el HMS Defender pasara muy cerca de las costas de Crimea, que Rusia considera propias. Los británicos no pueden haberse sorprendido», aseguró.

La analista explicó que «más allá del mensaje dirigido a Rusia sobre el derecho de navegación, con este incidente el Reino Unido está mandando un mensaje a Beijing».

Oelsner señaló que «este Reino Unido post-Brexit (tras su salida de la Unión Europea el 31 de enero), que busca mayor protagonismo internacional, en algunas semanas estará dirigiendo una flota internacional, liderada por su nuevo portaaviones HMS Queen Elizabeth, que llegará al Mar del Sur de China».

«Allí, China tiene varias disputas marítimas y reclamos territoriales con sus vecinos, y por eso se dedicó a fortalecer su presencia y potencia naval en los últimos años», afirmó.

Los recientes acontecimientos de Crimea se agregan a una lista de desencuentros entre el Kremlin y el Reino Unido, luego de que Londres acusara a Moscú de enviar dos oficiales de inteligencia a Salisbury, en el sudoeste de Inglaterra, el 4 de marzo de 2018, para envenenar a un exespía ruso y a su hija con el agente nervioso Novichok.

A este hecho se suma el caso del exespía ruso Alexander Litvinenko, fallecido el 23 de noviembre de 2006, a los 43 años, envenenado en Londres con la sustancia Polonio 210, según informes de la cadena BBC.

El incidente con el destructor británico obligó al mandatario ruso a dar su propia versión durante el evento televisivo conocido como «Línea directa».

«Por supuesto, es una provocación. ¿Qué querían mostrar y qué objetivos querían lograr? No solo lo llevaron a cabo los británicos, sino también los estadounidenses, porque el destructor británico entró en nuestras aguas territoriales durante el día, y temprano en la mañana, a las 7.30, un avión de reconocimiento estratégico estadounidense salió volando de Grecia, en Creta», afirmó.

Putin, de 68 años, fue categórico: «Lo hacen para enfatizar que no respetan la elección de los crimeos de unirse a la Federación de Rusia»

Para el analista Marcelo Montes, integrante del Grupo de Estudios Euroasiáticos del Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales (CARI), los recientes incidentes del Mar Negro «son tensiones típicas de estos tiempos».

«Ucrania es un tema definido ya por Rusia. Definitivamente es algo que ellos no van a retroceder. Por supuesto, va a haber tensiones, las ha habido siempre en los últimos siete años, más allá de las cumbres entre Putin y Biden», afirmó el analista.

Continuar leyendo
Haga clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *