Conecta con nosotros

Policiales

Piden la captura internacional de «El Morocho» Mansilla y otros cuatro evadidos del penal de Piñero

De la investigación de la fuga surgió que las cámaras de videovigilancia de la Unidad Penal 11 (UP11) no funcionaban, mientras que el personal penitenciario ubicado en las garitas estaba incomunicado. Se fugaron 8 presos de los cuales 3 fueron recapturados.

La Justicia de Santa Fe ordenó la captura internacional de cinco reclusos que permanecen prófugos tras la fuga registrada en la cárcel de Piñero el domingo último, entre ellos Claudio «El Morocho» Mansilla, el señalado narco del barrio Santa Lucía, de Rosario, que estaba siendo juzgado por el homicidio de dos adolescentes, informaron hoy fuentes judiciales.

Los investigadores están convencidos de que Mansilla fue uno de los ideólogos del plan para lograr la fuga y creen que, tras haber escapado junto a otros siete presos, pudo haber cruzado a Paraguay, por los vínculos que mantiene con personas de ese país a raíz de la venta de estupefacientes.

Además, el fiscal que investiga la fuga, Franco Carbone, sospecha que Mansilla tiene un alto poder económico que posibilitaría mantenerse prófugo.

Ese presunto narco, además de estar siendo juzgado por el homicidio de dos adolescentes, está imputado en otra causa por pagar 100 mil pesos a un sicario para cometer un asesinato.

Un portavoz de la investigación recordó que la pareja de Mansilla, Jésica Daniela «Fea» González, cumple prisión domiciliaria en una vivienda de la localidad de Capitán Bermúdez, que fue allanada en abril del año pasado como lugar de provisión de drogas de una banda narco que revendía en Venado Tuerto.

González, además, fue baleada en esa vivienda en febrero pasado y los investigadores la ligaron a otra organización criminal cuyo jefe está preso en la cárcel Piñero, René «Brujo» Ungaro.

El fiscal Carbone, quien investiga la fuga de los ocho presos -tres de los cuales fueron recapturados- libró este martes a través de Migraciones el pedido de captura internacional de los cinco restantes, consignaron a Télam voceros judiciales.

«Hay alerta en todas del fronteras del país para los cinco evadidos» que hasta hoy siguen prófugos, añadieron los informantes.

De la investigación de la fuga surgió, hasta el momento, que las cámaras de videovigilancia de la Unidad Penal 11 (UP11) no funcionaban, mientras que el personal penitenciario ubicado en las garitas estaba incomunicado «porque los handies no funcionan por los inhibidores de señal», dijo el fiscal.

Por su parte, el director de la Agencia de Investigación Criminal de Santa Fe, comisario Carlos Zoratti, indicó que los operativos para dar con los evadidos se «intensificaron», aunque por el momento no arrojaron resultados alentadores.

«Hay operativos cerrojo en el Departamento Rosario y alerta en toda la provincia», aseguró el jefe policial en declaraciones a Radio2-Rosario.

Además de Mansilla, la nómina de los buscados se completa con Alejandro Candia, Ezequiel Romero, Daniel Piscione y Martín Alejandro Cartelli.

En tanto, en las últimas horas fue identificado el hombre que murió en la cárcel cuando ingresó armado junto a otros dos cómplices y se enfrentó a los tiros con el personal penitenciario que estaba en la guardia.

Se trata de Walter Soraire (30), quien tenía antecedentes penales y cuyo domicilio fue allanado en busca de elementos de prueba, informaron hoy a Télam desde el Ministerio Público Fiscal de Rosario.

La fuga ocurrió el domingo a las 17.20 en la cárcel de Piñero, ubicada a unos 30 kilómetros de Rosario, cuando la unidad penitenciaria recibió un ataque desde el exterior en el cual participaron tres hombres que estaban a bordo de un vehículo y contaban con subfusiles automáticos FMK3, pistolas calibre 9 milímetros y 11.25 milímetros, con las que se enfrentaron a tiros con el personal penitenciario mientras cortaban los dos tejidos del vallado.

Como consecuencia del tiroteo murió Soraire, mientras que un interno resultó herido.

Según el fiscal, al momento de lo sucedido, 15 internos se encontraban en el patio de la prisión y ocho de ellos se dieron a la fuga, mientras que los siete restantes fueron detenidos.

«Fue en escasos minutos. Lamentablemente no contamos con registros de video de cámaras de videovigilancia. En realidad, en lo que es el perímetro exterior no hay cámaras que puedan otorgar los registros fílmicos de ellos», explicó el fiscal.

Sin embargo, los movimientos de los presos dentro del penal antes de la fuga sí quedaron registrado por una cámara de seguridad.

Según se informó, la principal hipótesis de los investigadores es que el objetivo principal del hecho era liberar a «El Morocho» Mansilla, quien estaba siendo juzgado por el homicidio de dos adolescentes ocurrido en 2018 en Villa Banana y por el que la fiscalía pidió 25 años de cárcel.

Esa hipótesis fue confirmada el lunes en una conferencia de prensa realizada en Santa Fe por el ministro de Gobierno, Roberto Sukerman.

El funcionario también anunció la construcción de un muro alrededor de la Unidad Penal de Piñero y consideró que el ataque y la fuga de los presos «tiene que ver con una escalada de violencia y crimen» que se produce «desde hace muchos años» en la provincia.

Continuar leyendo
Haga clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *