Conecta con nosotros

Policiales

Se agrava la imputación del único detenido por la desaparición del abogado Altamura

La fiscal Ximena Santoro, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción 7 de Quilmes, decidió cambiar la imputación de Darío Rubén Dening de «robo calificado» y «privación ilegítima de la libertad» por «homicidio criminis causa», que prevé la prisión perpetua.

La fiscal que investiga la desaparición del abogado quilmeño Salvador Altamura, visto por última vez en julio de 2020 en el partido bonaerense de Quilmes, agravará la imputación del único detenido de la causa, Darío Rubén Dening, informaron este domingo fuentes judiciales.

La fiscal Ximena Santoro, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 7 quilmeña, decidió agravar la imputación de Darío Rubén Dening por los delitos de «homicidio criminis causa» y «robo calificado», el cual prevé la prisión perpetua.

Una fuente judicial explicó a Télam que esta decisión se dio luego de «la reconstrucción histórica del hecho y de la incorporación de elementos de pruebas» y que la nueva carátula obedece a que la principal hipótesis apunta a que «la desaparición de Altamura fue un homicidio que se dio en un contexto de un robo».

Por ello es que la fiscal aplica el agravante del «criminis causa», es decir, matar para ocultar o lograr la impunidad de otro delito, en este caso, el robo.

Por ello es que la instructora judicial fijó para este lunes una audiencia con la presencia del detenido para notificarle los nuevos cargos en el marco del artículo 317 del Código Penal Procesal que dispone al agente fiscal la facultad de citarlo para una declaración espontánea.

Dening estaba imputado por «robo calificado» y «privación ilegal de la libertad«, indicaron voceros judiciales.

El caso

La investigación, que comenzó a cargo del fiscal Ariel Rivas de la UFI 1 y que luego pasó a manos de Santoro, tiene como único imputado a Dening, quien fue detenido el pasado 26 de agosto en la provincia de Entre Ríos.

Salvador Altamura fue visto por última vez la tarde del 13 de julio de 2020, cuando pasó por la puerta de su departamento del centro de la localidad de Quilmes manejando una moto Honda y fue captado por las cámaras de seguridad.

Altamura era abogado pero no ejercía la profesión, corría en forma amateur carreras de motociclismo, había vendido su empresa de polietileno, y actualmente continuaba con la importación de las materias primas para ese rubro industrial.

Una de las hipótesis que manejan los investigadores es que lo secuestraron y torturaron para sacarle una supuesta cantidad de dinero y lo mataron porque los conocía.

Continuar leyendo
Haga clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *