Conecta con nosotros

Internacionales

Brasil se levanta contra Bolsonaro por la catástrofe sanitaria

Miles de brasileños salieron a las calles a protestar en las primeras marchas multitudinarias registradas en todo el país desde el inicio de la pandemia.

Miles de brasileños se enfrentaron este sábado al miedo a la covid-19 y salieron a las calles a protestar contra el Gobierno de Jair Bolsonaro, en un grito unísono «por la vida» que retumbó en las primeras marchas multitudinarias registradas en todo el país desde el inicio de la pandemia.

Convocadas por las centrales sindicales, partidos de izquierda y movimientos sociales, las protestas se efectuaron de manera pacífica en más de 200 ciudades de todo el país, incluidas las capitales. Solamente se registraron incidentes con la Policía en Recife, la capital de Pernambuco.

Reivindicaciones

En las marchas se exigió acelerar el proceso de vacunación y mejorar la asistencia para los más pobres

Los manifestantes exigieron al líder ultraderechista acelerar el proceso de vacunación en el gigante suramericano y aumentar el montante de los auxilios para que los más pobres -los más afectados con la pandemia- tengan un ingreso «digno» para enfrentar la crisis que llegó con el virus.

Armados de mascarillas, alcohol en gel y carteles, los manifestantes también pidieron frenar las privatizaciones de las empresas estatales y que acaben los recortes presupuestarios en las universidades.

Inmensas pancartas con las frases «¡Fuera Bolsonaro!», «¡Vacuna para todos ya! «Bolsonaro genocida» fueron el común denominador en las marchas de todas las ciudades, así como carteles recordando los 460.000 muertos y más de 16,3 millones de contagios que han convertido a Brasil en uno de los países más afectados por la pandemia.

-FOTODELDIA- BRA103. BRASILIA (BRASIL), 29/05/2021.- Opositores al presidente de Brasil Jair Bolsonaro participan en una protesta contra su Gobierno hoy, en una calle de Brasilia (Brasil). EFE/Joédson Alves
Opositores al presidente de Brasil Jair Bolsonaro participan en una protesta contra su Gobierno este sábado, en una calle de Brasilia.
Joédson Alves / EFE

Las manifestaciones arrancaron temprano en ciudades como Brasilia, Río de Janeiro, Belén y Recife. Ya por la tarde, se realizaron protestas en otras ciudades como Curitiba, Manaos y Fortaleza, así como en Sao Paulo, la ciudad más poblada de Brasil, donde tuvo lugar la marcha más grande del país.

La íconica Avenida Paulista, la más importante de la ciudad, estaba a reventar y el tráfico quedó completamente bloqueado en ambos sentidos por la cantidad de manifestantes que acudieron a la cita, entre familias, sindicalistas, políticos y estudiantes.

Niños, adultos y ancianos se encontraron desde las 16.00 hora local en el Museo de Arte de Sao Paulo (MASP) -tradicional punto de encuentro para las protestas en la ciudad- y marcharon pacíficamente durante más de tres horas en una jornada acompañada de música y donde el «Fora Bolsonaro» no paró de retumbar.

Distanciamiento social

Algunos líderes de izquierdas se opusieron a las manifestaciones ante la perspectiva de que fueran multitudinarias

 

Pese a los cuidados de los manifestantes se registraron aglomeraciones, principalmente en las grandes capitales donde las marchas fueron masivas.

«Estar en las calles para luchar es un acto extremo para decir basta», señaló el Partido de los Trabajadores (PT), la formación que lidera el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, en su mensaje de invitación a las marchas.

El dilema entre el discurso del distanciamiento social y el fomento que tendrían las aglomeraciones con las marchas de este sábado llegó a oponer entre sí a partidos y a líderes de la izquierda en algunas regiones del país, como en Bahía, donde el gobernador, Ruy Castro, promovió las manifestaciones en carro para evitar los contagios de la covid-19.

Balas de goma

En Pernambuco se produjeron algunos incidentes con la Policía

 

En Pernambuco, el Ministerio Público emitió la víspera una recomendación para suspender los actos programados para este sábado a fin de evitar la propagación del virus, algo que las autoridades trataron de imponer este sábado a la fuerza en las calles de Recife, su capital, donde miles de personas salieron a marchar.

Algunos manifestantes sufrieron lesiones en los ojos por las balas de goma disparadas para dispersar las marchas por la Policía Militarizada y, según denunciaron, los agentes también utilizaron gas pimienta y efectuaron detenciones arbitrarias.

La concejala del PT, Liana Cirne fue una de las víctimas de los uniformados. En un video publicado en las redes sociales se ve como los policías, desde un vehículo, le lanzan gas pimienta sobre el rostro, hecho por el que pierde el equilibrio y cae al suelo.

Por los hechos, el Gobernador de Pernambumco, Paulo Camara, apartó provisionalmente de los cargos a los uniformados implicados y ordenó que fueran investigados.

Negacionismo

Bolsonaro viene minimizando la gravedad de la covid-19 desde hace más de un año

Las movilizaciones nacionales buscan desgastar al líder ultraderechista y acelerar las investigaciones que actualmente adelanta una comisión del Senado sobre posibles omisiones del Gobierno en la gestión de la pandemia, aunque las posibilidades de lograr un juicio político en contra del mandatario son aún lejanas.

La comisión, creada a instancias de la oposición, que tiene siete de sus once miembros, intenta esclarecer si el Gobierno tiene alguna responsabilidad en el descontrol de la crisis sanitaria en Brasil, que, según los especialistas, ya es una de las tres naciones más azotadas por la pandemia, junto con Estados Unidos e India, y está amenazado con una tercera ola.

Denuncias realizadas ante la comisión revelaron que el Gobierno demoró la compra de vacunas; actuó sin diligencia ante la falta de oxígeno en el estado de Amazonas y promovió el uso de la cloroquina, un antipalúdico sin evidencia científica contra la covid-19.

Bolsonaro, uno de los principales negacionistas de la pandemia, viene minimizando la gravedad de la covid-19, a la que calificó de «gripita», desde que se registró el primer caso en el país el 26 de febrero de 2020.

El mandatario brasileño desconfía de la efectividad de las mascarillas; defiende medicamentos sin eficacia comprobada contra la enfermedad, como la cloroquina; y rechaza los confinamientos y las medidas de restricción para evitar la propagación del virus, porque «la economía no puede parar».

Continuar leyendo
Haga clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.