Conecta con nosotros

Internacionales

Murió una periodista de Al Jazeera baleada en un operativo israelí contra palestinos

Shireen Abu Akleh, una muy conocida periodista, murió poco después de ser herida cuando cubría el operativo en el campo de refugiados de la norteña ciudad de Jenín para el canal árabe.

La periodista palestino-estadounidense Shireen Abu Akleh, una de las estrellas de la cadena qatarí Al Jazeera, murió este miércoles por disparos de bala cuando cubría una incursión del ejército israelí en el campo de refugiados de Jenín, en los territorios ocupados de Cisjordania, y tanto Qatar como otro trabajador de prensa que resultó herido acusaron a esa fuerza de haberla matado.

Abu Akleh, de confesión cristiana, murió poco después de ser herida cuando cubría el operativo para el canal árabe junto a Ali Samudi, otro periodista palestino, quien fue internado en condiciones estables luego de haber recibido un disparo en la espalda.

El canal qatarí dijo que la reportera, de 51 años, fue asesinada «deliberadamente» y «a sangre fría» por las fuerzas israelíes, pero el primer ministro de ese país, Naftali Bennett, afirmó que «probablemente» murió por disparos palestinos.

«Según las informaciones que reunimos, parece probable que palestinos armados, que abrieron fuego sin discernimiento en ese momento, son responsables de la desgraciada muerte de la periodista», declaró Bennett en un comunicado.

El ejército israelí confirmó que realizó un operativo la mañana del miércoles en el campo de refugiados de Jenín, un bastión de grupos armados palestinos en el norte de Cisjordania ocupada, pero negó haber disparado a periodistas.

Shireen Abu Akleh fue baleada este mircoles Foto AFP
Shireen Abu Akleh fue baleada este miércoles / Foto: AFP.

El ejército aseguró que hubo un intercambio de tiros entre sospechosos y las fuerzas de seguridad, y que está «investigando el hecho y viendo la posibilidad de que los periodistas fueran atacados por palestinos armados».

«(El ejército) por supuesto que no ataca a periodistas», afirmó un cargo militar israelí a la agencia de noticias AFP.

De todas formas, el ministro de Defensa, Benny Gantz, indicó por la noche a la prensa extranjera que el ejército «no estaba seguro de cómo murió» la periodista.

«Quizá fue un palestino que disparó contra ella, el tiro quizá también pudo venir de nuestro lado, estamos investigando», declaró Gantz.

Más temprano, el jefe del Estado Mayor israelí, Avi Kohavi, también había matizado la versión oficial al señalar que no era posible determinar por el momento quién disparó la bala que mató a la periodista al alcanzarla en la cabeza.

La agencia de noticias francesa AFP informó que uno de sus fotógrafos vio a Abu Akleh en el lugar y aseguró que vestía chaleco de prensa cuando recibió el disparo.

El fotógrafo señaló que las fuerzas israelíes disparaban en la zona y que vio el cuerpo de la reportera de Al Jazeera en el suelo. No había palestinos armados en la zona, agregó.

Al Jazeera pidió a la comunidad internacional responsabilizar a Israel por la muerte «intencional» de la periodista.

«En un asesinato flagrante que viola las leyes y normas internacionales, las fuerzas de ocupación israelíes asesinaron a sangre fría a la corresponsal de Al Jazeera en los territorios palestinos», indicó el canal.

El canciller de Qatar, Lolwah Al Khater, aseguró en Twitter que la corresponsal recibió un disparo «en la cara» y calificó al acto de «terrorismo de Estado israelí».

Por su parte, la Autoridad Nacional Palestina (ANP), el Gobierno autónomo palestino con sede en Cisjordania, calificó la muerte de la periodista como una «ejecución» y como parte del esfuerzo israelí por ocultar la «verdad» de su ocupación de Cisjordania.

El canciller israelí, Yair, Lapid, aseguró que su país quería sumarse a una «investigación sobre la triste muerte de la periodista Shireen Abu Akleh» y resaltó que «los periodistas deben ser protegidos en las zonas de conflicto», por lo que Tel Aviv tiene «la responsabilidad de llegar a la verdad».

 

La embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Linda Thomas-Greenfield, pidió que los hechos sean investigados por «ambas partes» de manera transparente.

«Esto debe ser investigado de manera transparente. Alentamos a ambas partes a participar en esta investigación para que podamos entender por qué sucedió esto», dijo la embajadora a periodistas.

La diplomática destacó que la «prioridad absoluta» de Estados Unidos es «la protección de los ciudadanos y periodistas estadounidenses».

La Unión Europea (UE) hizo un llamado similar. «Es esencial que una investigación exhaustiva e independiente aclare las circunstancias de estos incidentes lo antes posible y que los responsables comparezcan ante la justicia«, afirmó una nota del servicio diplomático de la UE.

En tanto, la ONG Amnistía Internacional (AI) señaló que el «aumento de los homicidios ilegítimos» en las últimas fechas es una muestra más de la necesidad de ponerle fin al «apartheid de Israel contra los palestinos».

En una declaración pública, la organización denunció lo que aseguró podría tratarse de «ejecuciones extrajudiciales» contra palestinos.

Dijo también que «el asesinato» de la periodista «es un sangriento recordatorio del mortífero sistema en el que Israel encierra a los palestinos. Israel está matando palestinos a diestra y siniestra con impunidad. ¿Cuántos más deben morir antes de que la comunidad internacional actúe para responsabilizar a Israel?», cuestionó el director adjunto de AI para Oriente Próximo y África del Norte, Saleh Higazi.

Amnistía aseguró además que desde la toma de posesión de Naftali Bennett como primer ministro de Israel en junio del pasado año, «la violencia ha ido en aumento».

Un periodista palestino fue internado en condiciones estables Foto AFP

Un periodista palestino fue internado en condiciones estables / Foto: AFP.

«Desde la actual escalada de violencia, los funcionarios del Gobierno israelí, incluido el primer ministro Bennett, han realizado repetidas declaraciones que incitan a la violencia y fomentan el uso de la fuerza ilícita», señaló el organismo.

Palestinos colocaron flores junto a la ruta al paso del vehículo que transportaba el cuerpo de Abu Akleh en el norte de Cisjordania, constató un periodista de AFP.

El jueves por la mañana será homenajeada a título póstumo en la sede de la Autoridad Palestina, en Ramala (Cisjordania).

La muerte de Abu Akleh tiene lugar casi un año después de que un ataque aéreo israelí destruyese el edificio en Gaza donde se encontraban las oficinas del canal qatarí y la agencia de noticias estadounidense AP.

Israel dijo en aquel momento que la torre albergaba oficinas de miembros claves del movimiento islamista palestino Hamas, que gobierna la Franja de Gaza, territorio bajo bloqueo israelí.

La muerte de la periodista se produce además en un momento de creciente tensión entre israelíes y palestinos.

Desde el 22 de marzo, Israel ha sido el objetivo de una serie de ataques que han causado la muerte de al menos 18 personas.

Dos de esos ataques fueron perpetrados por árabes israelíes y cuatro de ellos por palestinos, incluidos tres jóvenes de Jenín, donde el ejército israelí ha intensificado sus operaciones en las últimas semanas.

Tras estos ataques, 31 palestinos murieron a manos de fuerzas israelíes, entre ellos los autores de esos hechos y un joven de 18 años este miércoles cerca de Ramala.

Hamas, por su parte, calificó la muerte de Abu Akleh de «asesinato premeditado».

A media jornada, palestinos colocaban flores junto a la ruta al paso del vehículo que transportaba el cuerpo de Abu Akleh en el norte de Cisjordania, constató un periodista de AFP.

 

Continuar leyendo
Haga clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.