Conecta con nosotros

Internacionales

Rusia cortó el suministro de gas a Finlandia y se tensa aún más la relación

Rusia suspendió este sábado el envío de gas natural a Finlandia, confirmaron las empresas encargadas del suministro a ambos lados de la frontera. Lo que sucedió fue que el país nórdico se negó a pagar en rublos al proveedor ruso y oficializó su solicitud para ingresar a la OTAN en el marco de la guerra en Ucrania.
«Las entregas de gas a Finlandia bajo el contrato de aprovisionamiento de Gasum fueron cortadas», dijo la empresa finlandesa en un comunicado y precisó que a partir de ahora el abastecimiento se realizará por el gasoducto Balticconnector, que conecta a Estonia con Finlandia.Poco después, el gigante ruso Gazprom confirmó la interrupción del suministro al país con el que comparte 1.300 kilómetros de frontera, al indicar que había «parado completamente las entregas de gas (…) al final de la jornada del 20 de mayo» porque Gasum no había efectuado sus pagos en rublos.

En abril y como respuesta a las sanciones impuestas por Occidente a la invasión, el Kremlin obligó que las entregas de gas fueran pagadas en rublos y no en euros, pero Gasum rechazó la petición y esta semana solicitó un procedimiento de arbitraje ante la justicia.

Aunque el gas solo represente el 8% de la matriz energética de Finlandia, prácticamente todo el que se usa en el país nórdico proviene de Rusia, consignó la agencia de noticias AFP.

Con todo, Gasum afirmó que garantizaría el abastecimiento de gas a través de otras fuentes y que las estaciones de servicio de las redes de suministro de gas seguirían funcionando. Finlandia anunció planes para sustituir el gas ruso el próximo invierno boreal, como el de alquilar junto a Estonia una unidad flotante de regasificación de gas natural licuado (GNL) por diez años.

«Esta terminal de GNL nos permitirá librarnos del gas ruso», incidió la ministra de Finanzas, Annika Saarikko, según reproduce la radiotelevisión finlandesa YL.

Finlandia es el tercer país de la Unión Europea (UE), tras Polonia y Bulgaria, que deja de recibir gas ruso por no aceptar la exigencias de Moscú de que sus clientes paguen en rublos para intentar frenar el desplome de su moneda ante las sanciones de las potencias occidentales.

Por el contrario, la petrolera italiana anunció esta semana la apertura inminente de una cuenta en euros y otra en rublos en el banco ruso Gazprombank para pagar el aprovisionamiento de gas ruso tal como lo decretó el Kremlin.

Por su parte, el Gobierno finlandés asoció el corte del suministro a la decisión de solicitar junto con Suecia el ingreso en la OTAN, pese a la resistencia de Rusia que adelantó que tomará represalias políticas, económicas y militares.

Hace una semana, el Kremlin había suspendido también el suministro de electricidad a Finlandia.

El operador finlandés de red eléctrica RAO Nordic, filial del grupo estatal ruso InterRAO, con sede en Helsinki, informó el 14 de mayo que la empresa se veía forzada a «suspender la importación de electricidad».

«RAO Nordic carece de capacidad de efectuar pagos por la electricidad importada de Rusia» señaló la empresa como explicación, calificando la situación como «excepcional, sin precedentes en los 20 años de nuestra historia comercial».

Continuar leyendo
Haga clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.